Calcografics:  Cataluña  ·  Barcelona  ·  Gabinete de aguafuertes  ·  Ediciones exclusivas  ·  Grabados inéditos  ·  Sergi Castignani 

Pág. 1  ·  Pág. 2     

 


Dentro del procedimiento calcográfico de incisión indirecta, también hay una amplia gama de técnicas que se basan en la incisión química, a través de la corrosión del metal por medio de un mordiente.
El aguafuerte es la técnica más importante de este grupo y de la cual derivan la mayoría de las demás que siguen. El artista graba las zonas deseadas mediante una solución de ácido nítrico, llamado comúnmente aguafuerte. Aguafuerte es hoy una expresión general que no se aplica únicamente a un grabado realizado con ácido nítrico, sino que se denomina aguafuerte indistintamente, por ejemplo, a uno incidido con percloruro de hierro o con ácido clorhídrico.

La plancha de metal se debe proteger de la total acción del mordiente, y para ello se cubre con un barniz, suficientemente dúctil para que permita dibujar y, a la vez, descubrir los finos trazos del artista sobre la plancha; también debe ser resistente a la acción del mordiente. Normalmente este barniz cubriente tiene una base de cera, de resina, para darle más dureza y resistencia, y betún de Judea, que le confiere cierto tono oscuro que ayuda a distinguir el trazo, al mismo tiempo que refuerza los otros elementos. Una vez cubierta la plancha (que previamente ha sido desengrasada) con el barniz, se puede diseñar encima la imagen, con una punta que descubre la plancha por donde pasa. Terminado el dibujo se sumerge la plancha en una solución de mordiente para que incida el dibujo. El tiempo del baño depende de varios factores: de la profundidad de trazo que se desea, del grado de mordiente o concentración que tenga el ácido o la sal empleados, de la temperatura ambiente, de la «vejez» o del pre-uso de los ácidos, etc. El grado de concentración se mide con el pesaácidos muriático, de escala Beaumé. Si la plancha es de cobre, el mordiente más adecuado es el ácido holandés, solución a base de ácido clorhídrico, cloruro de potasa y agua. Este mordiente, aunque lento, es el más fiel al trazo ideado por el grabador y es excelente para texturas finas y aguatintas.
Tan utilizado como el ácido holandés es el ácido nítrico, mucho más rápido en su reacción, aunque no tan fidedigno. Es el más empleado sobre todo para planchas de cinc, que a su vez, también son de uso frecuente. Otro mordiente presente con frecuencia, para las planchas de cobre, es el percloruro de hierro, una sal que no es tóxica, ni desprende vapores, ni quema en sus salpicaduras, si bien mancha terriblemente; es lento como el holandés, pero proporciona trazos nítidos y finos.









 

© calcografics

 Calcografías:  La calcografía  ·  El grabado original  ·  El aguafuerte  ·  La estampación  

 

  << Home  © 2008 Calcografics.com · gravats originals al aiguafort de Sergi Castignani  info@calcografics.com